Agencia Efe - Distribuido 980317.

Rubén Campos [sin firma]

 

Buenaventura:
«lograr ser es la gran tarea del hombre».

Madrid, 17 mar (EFE).— El poeta y novelista Ramón Buenaventura, que acaba de publicar su última novela, El año que viene en Tánger, en la que narra la vida de su «alter ego» León Aulaga, afirmó a Efe que «lograr ser es la gran tarea del hombre».
          La obra, publicada por Debate, es para Buenaventura la historia de su amigo León Aulaga, cuya vida cuenta en la novela a través de los recuerdos que guarda de él y de los escritos y poesías que León le ha dejado.
          Aulaga, tangerino de origen como Buenaventura, es el director de una de las agencias de publicidad más importantes del mundo, playboy internacional y personajes habitual de las revistas del corazón, pero también tiene una faceta escondida de poeta.
          «Quizás a León lo salva la poesía; para él, seguir escribiendo es su gran coartada», aseguró a Efe Buenaventura, quien afirmó también que la novela se construye a partir del encuentro insólito entre León y Kimberley, una novia de juventud, a la que «después de más de treinta años sin verse, se encuentra de nuevo en el aeropuerto de Tánger, «el último lugar en que estuvieron juntos».
          Este reencuentro es para Buenaventura otra coartada «muy humana, ya que todos volvemos la vista atrás en los momentos de crisis».
          El sexo es una de las referencias fundamentales dentro de la vida de León Aulaga y es para Buenaventura: «un modo de comunicación especial», frente al que existe una gran cantidad de tabúes «impuestos por la cultura», de los que es difícil deshacerse, «ya que el proceso de deseducación de los mismos no termina jamás».
          Para el escritor, el sexo está siempre presente en las relaciones entre hombre y mujer y sin él no se puede llegar a establecer una comunicación plena entre ambos.

El autor, nacido en Tánger en 1940, no cree en la «leyenda nueva de Tánger» como lugar de encuentro internacional de reunión entre intelectuales y literatos, «que ha sido transmitida por escritores como Paul Bowles», y que según él no coincide con la realidad de una ciudad que dejó de tener un estatuto internacional en 1958.
          «Tánger está desde ese año totalmente integrada en Marruecos», agregó el autor, con las consecuencias que esto tuvo para la que fue «una de las ciudades más libres del mundo, que contaba con una organización jurídica ejemplar».
          «Nosotros no nos considerábamos españoles, sino tangerinos», según Buenaventura, que destacó de ese momento «la coexistencia de culturas, que nos permitió aprender diferentes idiomas y convertirnos en una especie de nuevos criollos», con una educación radicalmente diferente a la que «en la España de los primeros años del franquismo».
          El autor, que visitó Tánger hace dos años durante el proceso de escritura de su nueva novela, reconoció que «no me gustó verlo», porque la ciudad tenía un aspecto de «extraña ruina, con todo como lo habíamos dejado, pero muy viejo».
          Buenaventura, que es Coordinador Editorial del Grupo Santillana y traductor entre otros de la obra de Arthur Rimbaud, Anthony Burgess o Wallace Stevens, ha publicado varios libros de poemas, entre los que destacan Eres —Premio Miguel Labordeta—, El abuelo de las hormigas y Teoría de la sorpresa, y la novela Ejemplo de la dueña tornadiza. EFE.