El País - «La Cultura» - 980318.

Amelia Castilla

Ramón Buenaventura escribe una novela experimental centrada en un coleccionista erótico

El año que viene en Tánger recrea el ambiente de la ciudad en los años cincuenta

MADRID.– León Aulaga anhelaba dos cosas en la vida: ser un hombre importante y acumular mujeres en el currículo. Sus logros eróticos quedaron recogidos en 2.000 fichas de trabajo, pero no es ése el único aspecto de la biografía que Ramón Buenaventura (Tánger, 1940) reconstruye en El año que viene en Tánger (Debate). «Es la historia de un triunfador que pierde donde más le importa, un hombre que nunca regresará del destierro al Tánger de los años 50, porque ya no existe». Para el autor, el otro Tánger, el de Bowles y Capote, nada tiene que ver son su ciudad.

A Ramón Buenaventura, asesor editorial de Alfaguara y Taurus, lo que más le emociona en esta obra es que está hecha con sus manos. No se trata de un libro corriente en su aspecto tipográfico; en la composición de cada página combina familias tipográficas con signos y diálogos en inglés o francés que van acompañados de la traducción al español. «Es el resultado de un trabajo de artesanía que permiten las nuevas técnicas», asegura el escritor, orgulloso de haber penetrado, con la ayuda de su ordenador, en un oficio como la fotocomposición. No le produce excesivo orgullo, sin embargo, «lo de dentro». Para Buenaventura, su libro, como casi todos, está escrito con el deseo de conseguir la plena comunicación. «He hecho casi todo lo que sabía hacer».

El año que viene en Tánger es la historia de dos personas que nacieron «en un territorio de leyenda y que quedaron marcados por ese tiempo mítico». «León y yo nacimos en esa ciudad y a los dieciocho años nos echaron de allí, lo que nos dejó perplejos. Hemos pasado parte de nuestras vidas tratando de descubrir si en realidad existió. Creo que la solución se encuentra en las palabras de León al final de libro, cuando dice "Toda mi vida es mentira y además no la recuerdo"».

El libro de Buenaventura, el más ambicioso de los escritos hasta ahora, no sólo por el número de páginas (613), se ocupa en gran medida del amor: «Creo en el amor, cuando llevo más de veinte años viviéndolo sin el menor síntoma de decaimiento». ¿El amor es posible en este tiempo? «Sí», pero también es posible «el retratado en este libro», uno de los grandes publicistas del mundo que en un momento de aburrimiento, en un chat (punto de charla) de Internet se reencuentra con un amor de treinta años atrás y ambos acaban viviendo juntos.

El papel de Internet en la novela es el de mera herramienta. Los personajes de El año que viene en Tánger «lo utilizan como usan el teléfono». Como veterano internetero, Buenaventura sabe que todas las hipótesis son posibles en la Red y, en su opinión, alguien debería hacer un estudio y analizar seriamente las relaciones personales en Internet, pero «eso no es una novela».

El autor de los poemarios Tres movimientos, El abuelo de las hormigas y Eres integra en su novela la poesía, el género epistolar y los diarios. Es su manera de reivindicar la libertad de la escritura, aunque para ello tenga que remontarse a la Edad Media, «donde todo era posible». «Los campos de la creación sólo deben tener el límite de la técnica», asegura el autor, que hubiera estado encantado de poder ofrecer en CD-ROM con la novela. Ésa fue su idea inicial, pero tuvo que desecharla porque le salía tan cara como hacer una película.

Es consciente el escritor de que El año que viene en Tánger puede ser calificada como una obra experimental. «Un libro no tiene por qué regalarle nada al lector; abaratamos la literatura, y creo que no debemos fomentar la pasividad del lector. Hay que hacer un esfuerzo para leer El año que viene en Tánger y tomar decisiones no orientadas», aclara Buenaventura que, para estos casos, sigue el lema, políticamente incorrecto naturalmente, de Cortázar, que pedía para sí lectores machos.

 

El Mundo - «Cultura» - 980318.

Emma Rodríguez

Se pregunta si es posible el amor actualmente

Ramón Buenaventura busca en una novela el paraíso perdido de Tánger

MADRID.– Tras más de quince años sin publicar una novela, Ramón Buenaventura, poeta y editor, regresa a la narrativa con El año que viene en Tánger (Debate), una historia que parte de la propia experiencia biográfica para volar más alto de la mano de León Aulaga, el protagonista.

Un «amante de las mujeres en el buen sentido», como lo definió la escritora Carmen Posadas, «que no es un don Juan al uso ni un libertino corriente, sino un hombre que sabe comprender muy bien a las mujeres y se queda con lo mejor de ellas». Posadas se refirió a El año que viene en Tánger como «una apuesta muy valiente», como un libro que «se puede leer desde muchos puntos de vista y donde se muestran los distintos perfiles de su autor, el poeta, el prosista y el niño que se divierte jugando con sus lectores».

Con esto último Posadas se refería a la caprichosa estructura de la novela de Ramón Buenaventura, una obra de largo aliento, nada corriente, donde el autor no se ha limitado a contar una historia, sino que ha querido contarla de una manera especial. De este modo, y de la mano de un protagonista, Buenaventura ha recuperado el placer de la novela. «Este libro lo he escrito en un estado de encandilamiento, de pasión, con todo el empeño y oficio de los que soy capaz», dijo ayer, y dijo que con él había querido responderse a dos preguntas: «¿El paraíso de Tánger existió de verdad?». «¿Sigue siendo posible el amor en nuestro tiempo?».

Respecto a la primera interrogación, el autor confesó que toda su vida, desde que tuvo que abandonar la mítica Ciudad Internacional de Tánger, se ha sentido un desterrado. «Y por ello, porque esta sensación no me ha abandonado nunca, quise contar la historia de unos adolescentes que se ven expulsados de la leyenda y del paraíso, llegando en un momento dado de sus vidas a convencerse de que todo fue una mentira», de que incluso les cuesta invocar los recuerdos.

En cuanto a la segunda cuestión, Buenaventura aseguró que seguía apostando por el amor, «después de más de veinte años disfrutándolo sin el menor síntoma de decaimiento». «En la novela, el amor entre los dos protagonistas no es corriente, pero sí posible, con todas sus extrañas anomalías», dijo. Y prosiguió: «Aquí se cuenta la historia de dos personas, un hombre y una mujer que se encuentran treinta y un años después de haberse amado y deciden reanudar su relación. La novela es la historia de una despedida, de un reencuentro y de los años que transcurrieron entre ambas circunstancias».

 

 

Diario de Navarra - 980318

El año que viene en Tánger, novela de Ramón Buenaventura

El poeta y novelista Ramón Buenaventura, que acaba de publicar su última novela, El año que viene en Tánger, en la que narra la vida de su alter ego, León Aulaga, declaró ayer que «lograr ser es la gran tarea del hombre». La obra, publicada por Debate, es para Buenaventura la historia de su amigo León Aulaga, cuya vida cuenta en la novela a través de los recuerdos que guarda de él y de los escritos y poemas que León le ha dejado. Aulaga, tangerino de origen como Buenaventura, es el director de una de las agencias de publicidad más importantes del mundo, playboy internacional y personaje habitual de las revistas del corazón, pero también tiene una faceta escondida de poeta. «Quizá a León lo salva la poesía: para él, seguir escribiendo es la gran coartada», aseguró Buenaventura.

[[[Se han corregido erratas evidentes.]]]

 

El Día de ToledO - 980318

Ramón Buenaventura: «Lograr ser es la gran tarea del hombre»

El escritor presentó su última obra, El año que viene en Tánger

EFE- Madrid

El poeta y novelista Ramón Buenaventura, que acaba de publicar su última novela, El año que viene en Tánger, en la que narra la vida de su alter ego, León Aulaga, declaró ayer que «lograr ser es la gran tarea del hombre». La obra, publicada por Debate, es para Buenaventura la historia de su amigo León Aulaga, cuya vida cuenta en la novela a través de los recuerdos que guarda de él y de los escritos y poemas que León le ha dejado. Aulaga, tangerino de origen como Buenaventura, es el director de una de las agencias de publicidad más importantes del mundo, playboy internacional y personaje habitual de las revistas del corazón, pero también tiene una faceta escondida de poeta. «Quizá a León lo salva la poesía: para él, seguir escribiendo es la gran coartada», aseguró Buenaventura, quien afirmó que la novela se construye a partir del encuentro insólito entre León y Kimberley, una novia de juventud, a la que, «después de treinta años sin verse", encuentra de nuevo en el aeropuerto de Tánger, «el último lugar donde estuvieron juntos». Este reencuentro es para el autor otra coartada, «muy humana, ya que todos volvemos la vista atrás en momentos de crisis».

 

ABC Madrid - 980318

Nueva novela de Ramón Buenaventura. El año que viene en Tánger es el título de la nueva novela de Ramón Buenaventura, publicada por Debate. La obra recrea la historia de su amigo León Aulaga, director de una de las mayores agencias de publicidad del mundo, de Playboy internacional y habitual de las revistas del corazón. Buenaventura asegura que tiene escondida una faceta de poeta que le salva. «Es su gran coartada». [[[Sic, todo ello.]]]

 

BALEARES - 980300

Literatura

Ramón Buenaventura

El poeta i novel.lista Ramón Buenaventura, que acaba de publicar la seva darrera novel.la, El año que viene en Tánger, en què conta la vida del seu «alter ego», León Aulaga, va dir que «aconseguir ser és la gran tasca de l’home». L’obra, publicada per Debate, és, per a Buenaventura, la história del seu amic León Aulaga, la vida del qual conta a la novel.la a través dels records que guarda d’ell i del escrits i poemes que león li ha deixat.

 

 

SUR Málaga - 980300

Ramón Buenaventura, novelista y poeta nacido en Tánger, acaba de publicar su última novela, El año que viene en Tánger, en la que narra la vida de su alter ego, León Aulaga, director de una agencia de publicidad y playboy, cuya vida cuenta en la novela a través de los recuerdos que guarda de él y de los escritos y poemas que le ha dejado. La novela ha sido publicada por la editorial Debate.

 

El Punt - Girona - 980419

León Aulaga, personatge que es presenta com a real, narra la eva biografia a través del seu amic Ramón Buenaventura. Una biografia sentimental centrada en la seva relació amb les dones. A través del seus escrits, poemas i de les fixes que fa sobre les dones que ha conegut es reconstrueixen la seva vida i els seus amors. Per curar-se en salut, Buenaventura aclareix que León aulaga no és cap heterònim seu.

 

DEIA - 980430

Xabier Aja

«He tenido que escribir 500 páginas

para arropar un libro de poesía»

Ramón Buenaventura, autor de El año que viene en Tánger

BILBAO. El año que viene en Tánger (Ed. Debate) es el título de una muy original novela escrita por Ramón Buenaventura (Tánger, 1940) que a lo largo de 613 páginas ofrece los poemas elaborados por el protagonista, León Aulaga, una persona que «nació en una ciudad que ya no existe, en un país que entonces no existía», en clara alusión a la actual ciudad marroquí de Tánger.

Buenaventura es, ante todo, poeta. Autor de media docena de libros de poemas con su reconocido Cantata Soleá (1978) a la cabeza, el escritor reconoce, medio en broma medio en serio, que «he tenido que escribir más de quinientas páginas para arropar un libro de poemas».

Tras destacar que le ha costado más de cinco años elaborar la novela, «escribir es un acto contra natura», reconoce que la poesía es algo minoritario, «nadie lee poesía y su mundo es endogámico, porque no tiene mercado».

Para Ramón Buenaventura, el mercado «no lo arregla todo. Sólo sirve para acabar con los débiles. Por ello hay actividades que hay que cuidar y proteger al margen del mercado consagrado por el liberalismo».

En su opinión, todo lo bueno del mundo artístico es minoritario, «porque es caro, necesita una preparación especial para entenderlo plenamente y tiempo libre para acceder a ello».

«Para disfrutar de una buena ópera hay que entender de música, tener tiempo libre para oírla y dinero para pagarse la entrada o un buen equipo de música», concluye tajante el autor.

Ramón Buenaventura reconoce que su novela, «autobiográfica elaborada», que intercala poesías, estadísticas y relatos eróticos, no es fácil de catalogar ni de leer. «Yo, que trabajo en una editorial, nunca hubiese tomado la decisión de publicar esta novela, porque no la hubiera leído por su relativa extensión y complejidad».

Empobrecimiento cultural

En cualquier caso reconoce que la industria editorial española se está mirando el ombligo. «Se publican demasiados títulos en castellano y, por ejemplo, en temas de no ficción, no se traducen al castellano obras de autores extranjeros importantísimas, lo que está generando un empobrecimiento cultural catastrófico».

En su opinión, las editoriales grandes priman una literatura «intercambiable y fácil de leer».

[[[NOTA DE RB. Bueno, uno siempre parece resulta un poco tonto, por no decir tontísimo y elemental, en estas entrevistas. No es culpa del entrevistador ni del entrevistado, sino del sistema. No se puede recoger en un par de folios una conversación de más de una hora… Todas las cosas que aquí digo están explicadas a medias, o expresadas sin la suficiente claridad.]]]

 

egin, 30 abril 1998 - Kultura

Desde Tánger con amor

Ramón Buenaventura presenta en Bilbo El año que viene en Tánger. «La principal dificultad fue hacer legible mi novela». «No se puede escribir sin leer a Rimbaud».

Poeta, asesor editorial de Alfaguara, traductor, antólogo, Ramón Buenaventura acaba de lanzar a la calle su segunda novela, El año que viene en Tánger, una magna obra a la que ha dedicado cerca de seis años de trabajo y cuyo mayor reto ha sido «convertirla en digestible, en algo legible».

Bilbo

A. Okariz

El año que viene en Tánger cuenta la vida —en la que el amor ocupa mucho espacio— de León Aulaga, un tangerino que fue amigo del narrador en aquella ciudad de los años 40 que ya no existe, en la que nació en propio Buenaventura. «Volver a Tánger», señala éste, «produce en mí una sensación curiosa, porque cuando uno se ausenta mucho tiempo de su ciudad y al fin vuelve encuentra muchos cambios, pero cambios hechos por su propia gente. Estos cambios existen en Tánger, pero no han sido hechos por mi gente, que ya no está allí».

Convencido de que «un libro no cuaja hasta que no es leído por alguien», la primera intención de Buenaventura al escribir su libro era «descabellada, porque quería hacer una especie de enciclopedia, contando toda la vida del protagonista e insertando los datos en un CD-Rom. Y que el lector se metiera allí e hiciera lo que quisiera. Me gustaba el proyecto, pero resultaba imposible».

Este contiene mucho material autobiográfico, convenientemente elaborado. Y, si bien es voluminoso —620 páginas—, Buenaventura señala que la dificultad no ha estado tanto en escribirlo, sino en «hacerlo legible. A mí», añade, «me gusta hacer cosas que luego se construyan en la cabeza del receptor, y esta novela tiene esa intención».

Buenaventura tiene publicados muchos libros de poesía, «un género extraordinariamente minoritario»; piensa que «todo lo bueno es forzosamente minoritario, porque para poder gozarlo bien tienes que tener una preparación especial, y casi nadie tiene tiempo, bien porque resulta muy caro»; y opina «no se puede escribir sin haber leído a Rimbaud». [Falta algo.]

Rimbaud es, efectivamente, una figura clave para Buenaventura, quien ha traducido al poeta y ha escrito su biografía. «Él», dice, «es mi gran amor literario, fue para mí como una patada en el hígado. Él inventaba el lenguaje, la poesía, la ira; era un genio y hay que leerlo».

 

el Periódico de Barcelona - 980508

LA LECTURA

El año que viene en Tánger

de Ramón Buenaventura

Dos trazos muy definidos caracterizan la personalidad del protagonista de la novela El año que viene en Tánger, de Ramón Buenaventura (Debate, 1998. 613 páginas. 2900 pesetas): su obsesión por las mujeres —como símbolo erótico y encarnación de las verdadera condición humana— y la nostalgia de la cosmopolita Tánger de los años 50, ciudad en la que pasó su infancia y juventud cuando estaba bajo protectorado internacional. El escritor Arturo Pérez-Reverte charlará hoy con el autor de esta obra —que combina la poesía, el género epistolar y los diarios— en la librería del Raval (Elisabets, 6. A las 19:00 horas).

 

 

El Correo Gallego - 980507

O ESCRITOR E EDITOR, DE ORIXE GALEGA, PRESENTOU ONTE, EN SANTIAGO, A SUA ULTIMA NOVELA

Ramón Buenaventura procura a memoria na novela El año que viene en Tánger.

¿Que existe, que non existe? Velai unha das múltiples preguntas que os lectores do libro El año que viene en Tánger (Editorial Debate) se poderían facer despois de leer esta novela sobre o que nela se relata. Cunha ampla base autobiográfica arroupada por un manto de ficción, Ramón Buenaventura crea esta obra como «unha historia de amor e un intento de reconstrucción da memoria, cunha reconsideración crítica» do pasado histórico.

SANTIAGO. E. Neira

De pai galego, Buenaventura, quen estivo onte en Santiago, aposta per recuperar-lo pasado, o seu particular pasado, a través da escrita: "creámonos en algo que considerábamos como un paraíso, o resúltanos indispensable saber se existiu ou non". Por iso é que, lembrando a Saint-Exupéry, sinala que "somos exiliados do país da infancia".

Das suas estadías en Galicia, onde aínda ten familia, recorda sobre todo os seus veráns en Samil, "a donde nos traían os nosos pais".

O autor, que na actualidade é coordinador editorial de Ediciones Generales do Grupo Santillana, afirma que na novela quixo actuar, sobre todo, como editor dos documentos gráficos e literarios que lle confiou o seu amigo León Aulaga (nome ficticio), despois de toda unha vida fóra do común, que o levou a viaxar por medio mundo e a vivir en lugares moi afastados entre si, o prezo que tivo que pagar polo seu éxito profesional.

«Pensaba —di Buenaventura— que podería facer un CD-ROM con toda esta documentación, pero era unha tarefa demasiado complicada e necesitaría un equipo moi grande para clasificar todo». Dentro de este todo hai máis de 2.400 fichas de mulleres que Aulaga coñeceu, e das que tomou as suas notas para lembrarlas e contar cómo eran.

«Aulaga dedicou gran parte de su vida a estudia-las mulleres», di o autor, quien considera que para os lectores podería ser interesante dispoñer de xeito interactivo de todos estes documentos para debuxa-lo seu propio itinerario a través deles.

Descartado o soporte multimedia, o escritor lanzouse a poñer en papel as vivencias do seu amigo León, «que non quedou moi satisfeito co libro», complementadas polas suas propias, e realizando unha mestura de xéneros e de técnicas, que deron como resultado unha obra literaria moi especial.

Tanto, que o propio autor se sorprende da excelente acollida que obtivo dos críticos e dos mesmos lectores, e que fizo que en só dous meses xa haxa unha segunda edición e máis de 10.000 exemplares na rúa.

Sen embargo, non será este éxito o que impulsará a Ramón Buenaventura a escribir futuras obras, senón a motivación por crear «verdadeiras obras maestras». Segundo asegura, «o escritor debe ser consciente de que escribir non é obrigatorio e non é o meu obxetivo sacar un libro tras outro, en todo caso sería escribir unha sucesión de obras maestras».

Internauta veterano, as redes de comuniación tambén xogan un papel importante na súa obra, o mesmo que na súa vida, xa que mentén coloboración en prensa sobre estos temas.

 

 

FARO DE VIGO - 980507

J.B. Salgueiro - Santiago

Buenaventura triunfa con una novela «no apta para subnormales» Ramón Buenaventura (Tánger, 1940) presentó ayer en Santiago su segunda novela, El año que viene en Tánger (Debate), una de las sorpresas editoriales de la temporada, de la que lleva vendidas más de diez mil copias en pocos meses. «Este libro, el muy traidor, se le ha dado por venderse» [sic], bromeó. Buenaventura se mostró partidario de no facilitar la lectura, porque «no se puede tratar al lector como si fuera subnormal».

Su padre nació en Vigo, aunque a los dieciséis años se asentó en Tánger, por aquel entonces ciudad internacional. «Nací y viví en una leyenda que recuerdo como un paraíso; todos somos exiliados de la infancia». Su novela narra la historia de un buen amigo de la niñez y su devenir a lo largo de los años, que le ofrece todo el material para escribir un libro. Escritos, poemas y una colección de fichas de mujeres: una lista de 2.400. Utiliza un hilo argumental original y plagado de recursos tipográficos inhabituales en la literatura actual. «Creo que los críticos estaban esperando un libro que se saliera de la norma; hasta se ha dicho que era el mejor libro de la década».

 

 

La Voz de Galicia - 980507

Buenaventura, sorprendido por el éxito de su novela El año que viene en Tánger

SANTIAGO / Redacción

El escritor Ramón Buenaventura presentó en Santiago su segunda novela, El año que viene en Tánger, dejando constancia de su sorpresa por el éxito de crítica y de ventas que obtuvo desde su aparición el pasado 11 de marzo, editada por Debate.

La sorpresa de Buenaventura, autor de doce obras, fundamentalmente de poesía, se debe a que la lectura de su novela «es de una complejidad extraordinaria», aunque puntualiza que posiblemente le resultaría menos extraña si no fuera un profundo conocedor del mundo editorial, en el que trabaja desde hace muchos años, y del que forma parte en estos momentos como coordinador editorial de Ediciones Generales del Grupo Santillana.

La novela narra la vida de un amigo de la infancia en la Ciudad Internacional de Tánger, León Aulaga, a raíz de un reencuentro después de cuarenta años, utilizando una ingente cantidad de material que le facilitó el propio protagonista. «Se trata», explicó Ramón Buenaventura, «de una historia de amor y de un intento de reconstrucción de la memoria». Por razones de «ética literaria» se niega a aclarar si León Aulaga existe realmente.

Pero la característica fundamental de esta novela son los recursos gráficos, que determinan una estructura «que rompe con los actuales esquemas, que no trata al lector como un subnormal, porque no soy capaz de planificar una novela, porque me parece indispensable que la literatura reivindique su libertad inicial, porque me gustan los libros de la Edad Media y, con toda la modestia del mundo, porque utilizo como referencia el Quijote».

 

 

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN, 980509

Recomendamos

El año que viene en Tánger

de Ramón Buenaventura

Dos trazos muy definidos caracterizan la personalidad del protagonista de la novela El año que viene en Tánger, de Ramón Buenaventura (Debate, 1998, 613 páginas, 2.900 pta.): su obsesión por las mujeres y la nostalgia de Tánger.

 

 

 

 

 

Qué Leer, junio 1998

Lo Último

Feria del Libro de Madrid

Estrellas

Ramón Buenaventura

Bajo ese corpachón de ogro que casi asusta un poco, se esconde el espíritu romántico de un hombre de las letras —poeta, editor, lector voraz— que publicó hace unas semanas El año que viene en Tánger (Debate). La crítica ha sido unánime al alabar la originalidad del planteamiento de su libro, que trasgrede los géneros y los tiempos, y que va construyendo una historia intermitente sobre los sentimientos que vienen y van. Como la vida misma.

[[[ NOTA: La recopilación es muy incompleta. ]]]